26 feb. 2014

PIEZAS ESPARCIDAS


 Todas mis piezas están esparcidas
permanecen separadas por alguna razón
fueron finales lentos o comienzos demasiado rápidos
brillaron un tiempo como cristales
de lo que fue una gran fiesta.

Andábamos a trompicones
unos días más seguros que otros.
Quisiste hacer de mí algo cómodo, manejable
sujeto a unas normas y obligaciones
quisiste que fuera alguien presentable
con el pelo corto y afeitado
y yo no puse inconveniente.

Cada uno vivió a su manera
compartimos gastos y excesos
vivimos en penumbras de pisos interiores
asustábamos a las personas decentes
con nuestros dientes de leche
desgarrábamos la carne poco hecha
contábamos las monedas de las esquinas
follábamos en los rincones de los parques
en los urinarios de trenes
y como monos, si, también como monos.

Rugíamos por la noche y cazábamos hombres
cuando los maletines llevan papeles firmados
y las aceras las pisan animales dóciles
escupíamos ácido de rabia y leíamos desnudos
hasta que el sol se ponía en nuestra espalda.

Hicimos una gran fiesta de disfraces
y fabricamos hijos con nuestros cables
y polvo de cuerno de rinoceronte.
Quisimos querernos, quizás lo conseguimos
nunca te dije que fue maravilloso
porque no hablo en pasado.

Pero hay que pagar todo esto
hasta que nos salga por los ojos
y nuestra piel se seque
y ningún sexo rescate los días sucios y perros
enjaulados por demasiado fieles.

Llegamos a ignorarnos tan fácilmente
que parecíamos enemigos en el mismo bando
atracábamos razones a punta de desprecio
y queríamos ser medalla de oro
finalistas con plaza para un mundo nuevo.

Rompimos las guitarras en nuestras cabezas
dejamos de cambiarles las cuerdas
y algo nos dijo que había que sobrevivir
más allá del amor punk, amor rock, amor clásico
donde la basura nunca desaparece
y  nadie revuelve los escombros en clave de sol.

Todas mis piezas esparcidas,
juntas hacen algún buen momento.

7 feb. 2014

3 FEBRERO, 21,25h.

¿Qué quiere de mi la soledad?
¿perdemos todas  las guerras?
¿o sólo las importantes?
¿es autocompasión?

Estoy escuchando The Pan within de los Waterboys
Son estos tiempos oscuros
Me duele la injusticia
se clava en lo más profundo de lo que me queda de humano
y aprieta como un sedal.

Aún así te estoy agradecido
no me sirvieron de mucho tus lecciones
pero me entregué cuando tuve que hacerlo.

Aprendí a amar sin esperanza
a pactar con lo remoto.

Tal vez eso fuera lo único que aprendí.

Tú has estado acompañado por la noche en una playa
no una playa conocida, ni con carretera hasta la orilla,
ya sabes lo que quiero decir.


Y has dejado de ser tú ¿verdad?
alguien te habló con palabras marinas
eras un naufrago que se escondía del rescate.
La lengua como una serpiente de algas.
El pecho como un golpe de mar.
la luna apuntando en tu dirección
y tú abriendo los ojos para guardar esa imagen
para hacer tu propio santuario.

Eso nunca se marchó de ti
y no sabes qué hacer con ese sentimiento
tienes brazos con aire
labios secos
y la carne cerrada con un candado oxidado.
¿sabes de lo que hablo?


Parecías fuerte
sólo tú sabes cuántas veces caíste
y quien no quiso verlo.

de vez en cuando tomas una copa
y te dejas herir
más allá de la medianoche.

¿sabes por qué estamos aquí?
para curarnos una y otra vez, una y otra vez.
Las heridas no valen, nos vuelven a echar al mar.
de aquí hay que salir bien muerto
y bien amado
no podemos morir a plazos.

No elijas un cuerpo
escoge un corazón
y dale tus impulsos
como si dependiera de ti.
Construye una causa
y resiste las grietas de sus columnas.

He visto agua en el desierto
y montañas en medio del mar
nunca pregunté si eso era real
los espejismos no responden.

¿recuerdas esa playa?
es la que nos recoge tras el naufragio

Todos llevamos una ballena
que inexplicablemente
puede aparecer sin vida

en medio de veraneantes de temporada.
Tú eres la nieve
que debería caerme sobre los hombros
y deshacerse poco a poco
hasta calarme los huesos.

Tú eres el resto del día
que más puedo aprovechar.

Si te doy los buenos días
¿tú qué me das?
A veces hay que amar mucho
para que te sientan la mitad.
Deja de quejarte
y mátate contra la vida de una vez.
Este es mi sitio
lo que no ocurrirá nunca
lo que da igual que pase
un lugar por ocupar.
Hace viento
lo veo tras la ventana.

Un árbol agita sus ramas
no sé si está pidiendo auxilio
o es su forma de bailar.

Arañando la cara de la ráfaga
se defiende.
FAMILIA 3.0

Hay tres ordenadores
uno por cada miembro de la familia
nos hemos independizado

compartimos la soledad

y una tostadora.
No seáis tan escrupulosos
la revolución
no tiene porqué ser en mayo.
Procuro ser amable
intentar no herir
sin dejar de decir lo que pienso

y cada vez me cuesta más
ponerme en mi lugar.