7 feb. 2014

Tú eres la nieve
que debería caerme sobre los hombros
y deshacerse poco a poco
hasta calarme los huesos.

Tú eres el resto del día
que más puedo aprovechar.

Si te doy los buenos días
¿tú qué me das?

No hay comentarios:

Publicar un comentario