4 ago. 2014

DORMIDA

No soporto verte sola
me crea el conflicto entre dibujarme ante ti
o soplar mis cenizas

Sé que sales de ese coma nocturno
con la última crema regeneradora agotada

Me pregunto si nuestra condena es estar juntos
unidos por dos horas al día
pero encendiste mi interruptor
ni yo mismo sabía todo lo que se iluminó allí
dejé de ser egoísta, el niño mimado del reformatorio
devolví lo acumulado
dejé de medirme con los que aspiran a algo
y me entregué desnudo, tal como fui en alguna reencarnación

Duermes demasiado profundo
sé que hasta allí no debo llegar
por eso te espero mientras recojo tu ropa
y dejo caer al suelo intencionadamente
los primeros minutos sin ti

Me dijiste que nos hundiríamos juntos
que no iba a caer solo
y te creí
estoy esperando que dejes de pensártelo
ahí abajo hay más gente de la que suponía
la mayoría creen estar todavía arriba
no vengas si tienes vértigo
o las cervicales dañadas
o simplemente encontraste tus alas

Me devolviste la esperanza
envuelta en papel de cocina
que absorbía el exceso de grasa
y la hacía más digestiva

Nos dijimos que éramos únicos
con esa voz previa al orgasmo
un poco falsa, cerca del oído
pero que necesitábamos escuchar

Sigues dormida
construyéndote para las siguientes horas
¿a quién las regalarás?

Toda oscuridad se rasga con un cuchillo
que antes estuvo en el corazón
y ya no te preguntas quién fue
sólo quien lo sacará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario