8 jun. 2014

MELANIE AND BANDERAS


El sufrimiento no tiene límites.

El guionista del mundo nos pone a prueba. El placer de poder separarte del tedio es tentador.
Las mansiones y los amaneceres que empiezan haciendo el amor, con un lento recorrido por el cuerpo, despertándolo suavemente hasta que tenga tensión.

¿Qué lees Melanie? ¿a Wittgenstein?

No Antonio, estoy leyendo un capítulo de El Zorro, y cuando me pongo al borde de un ataque de nervios, le digo ¡átame!

Te has levantado muy graciosa para estar sobria.

¿por qué no te vas a Málaga de costalero del cristo del pelo engominado?

Te superas nena (nunca llamaría nena a una mujer, pero el sí, es casi americano)

Estoy harta de ti Toni. Tienes un jamón de pata negra colgado en la cocina y me da asco ¡pobre cerdo! cada vez que lo veo me recuerda a tu sucia tierra, a la que me llevas de paseo en verano para cobrar exclusivas. Y tu familia, tus amigos dando palmas cada vez que salgo a la calle, ese sol maligno, cancerígeno. El cine enamora. Pero tú no haces cine, sólo entretienes a mujeres mayores.

Estás desesperada Melanie. No sabes cómo hacer daño. No sabes vivir agarrada a la realidad y la cambias por un vaso.
Estoy cansado de protegerte de la prensa, esas hienas que quieren vernos vomitando en la esquina de nuestro barrio.
No sabes hacer una tortilla de patata, no le pones cebolla ni ajo. Te quedas dormida cuando te hago el amor. Los cuerpos se cansan de posturas forzadas. Salgo a correr por las mañanas y voy a casa de mis amantes. Salto por las ventanas con el antifaz, y les marco con la zeta en la espalda. Y tú sigues durmiendo, mientras los niños aprenden la historia de América, como se fabrica un imperio, y unos vaqueros de Fort Bush.

Eres un hispano, Toni. Al principio resultáis atractivos, pero no tenéis glamur. Perdéis el pelo,ni siquiera se os queda esa melena plateada anglosajona. Se os quedan unos hilos negros, desordenados, como vuestra cabeza, No sabéis torear a animales mitológicos como yo. No queréis oír hablar de la destrucción. Ni siquiera has leído a Scott Fitzgerald ¿tienes la ESO?
Tuviste suerte de marchar a Madrid y juntarte con Almodóvar, en esa década desquiciada, en la que triunfaban los convulsos. Conmigo se te abrieron las puertas del dinero. Siempre estás actuando. Vivir contigo es rodar una película de serie B.

¿Quieres que salgamos en el show de Ali G? ¿de Oprah Winfrey?
Melanie, salgamos en El Jueves. Tengamos nuestra página semanal, seria maravilloso que nos dibujaran tal y como somos: esas portadas irreverentes; la nueva conquista de América, tú de india y yo de pícaro navegante.

Eres hispano Toni... hispano... Toni... llévame a la cama, necesito esperar que llegue la noche para verte a oscuras.

Tenemos una cena en casa de los Douglas. Catherine Z Jones nos espera con una ensalada de cilantro y una bandeja de M & M'S.

Ven Toni, dime qué viste en mí, dímelo y vete. Sé que me engañas, deja que te peine. Vamos a separarnos. Es nuestra última noche, deja de hacer negocios. Habla con Woody Allen, puede hacerte algo a la medida. Vete a España, cruza la frontera de México de una vez. Estoy muy cansada, y rota. Pon una de Gershwin y deja correr el agua templada. Sal de aquí y llévate mis cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario