7 mar. 2014

A MI LEOPOLDO MARÍA PANERO


Ya tienes al tiempo rendido a tus versos
han cedido todos los escalones que te sostenían
ni cigarros masticados ni sangre de Coca Cola
los pabellones psiquiátricos, los desencantos
los tres hermanos muertos de historia y páramo
volcado en las tintas de los relojes
encendido intermitente a los temblores
márgenes con manchas de vista extraviada
insulto al hombre, al futuro, a la nada.

El gesto libre, descompuesto
la mirada de plomo y escama de aguacero
ruina de carne, Troya de hambre
para comerse la libertad que otros dejan
hacinados los ruidos de los hombres
yacían atravesados por tu lengua.

Un duelo demente me sale del dedo
que señala y apunta como un arma en pena
mastico otra muerte y la trago y la dejo
donde volveré cuando me halle deshabitado
ya eres, no eres, ya fuiste
más de dos veces, más de dos voces
piedra callada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario