9 mar. 2015

NADIE EN CONCRETO



Da la impresión de que a alguien le intereso obediente
que me gaste contra la piedra que edifica su dominio
que me clave los cuchillos de sus burlas
que no les olvide, que no deje de comprobar
quién manda aquí.

No me refiero a nadie en concreto.

Alguien cree que ya sé demasiado y debo desaprender
que mi grito está demasiado sano
que  los defectuosos no tenemos garantías
que pueden devolvernos a la fábrica de nuevos hombres y mujeres
hasta que nos parezcamos al molde que nos diseña.

No me refiero a nadie en concreto.

Alguien me dice que lo que ven mis propios ojos no es cierto
que toda discrepancia es ilegal
que aquello que siento es debilidad
que las posibilidades donde vivo miden más de un metro ochenta.

No me refiero a nadie en concreto.

Tras cada domingo de manifestación un lunes negro
y un martes donde quieren casarte a la fuerza y que te embarques
un miércoles con la ceniza de la fe ciega

un jueves santo sin probar carne
un viernes de extrema unción
y otro sábado de excursión con los padres comerciales.

No me refiero a nadie en concreto
a mí hace tiempo que me han prohibido

llamar a las cosas por su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario