29 oct. 2014

TRAYECTORIA

A estas alturas de la vida lo espero todo
soy como la tierra que obliga al fruto
el parto lento de la paciencia
la corriente que rodea una piedra
la bala perdida herida por el aire

Lo que ayer era inmenso, imposible, imperdonable
se deshace entre mis manos, no lo pienso
todo lo que llega lo calmo, lo acojo
todo lo que despido no es para siempre

He aprendido a respirar, a calmarme
a unir y desatar
a esperar la próxima tormenta
el siguiente paso en falso
una buena noticia

A estas alturas no demasiado elevadas
todo lo meto en cajas abiertas
quien quiera entrar que entre
quien quiera salir que salga
como una curiosidad algo saciada
como un albergue para indocumentados

A estas alturas
un amigo, un amor, un día más
tiene un valor incalculable
por ser más exacto
el que tú le concedas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario