8 oct. 2014

Tenemos tanta hambre de ternura
que nos comemos las piedras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario