13 abr. 2014

LAS PALIZAS



Billy el Niño se oculta el rostro para declarar en la Audiencia Nacional.

En 1977 fue condecorado por Rodolfo Martín Villa por sus servicios prestados, que consistían básicamente, en dar palizas a personas retenidas en la siniestra Dirección General de Seguridad, planta primera.

Pasea por Madrid y toma aperitivos en Lucio, junto con otros colegas, recordando hazañas.

Pegaba en la nuca, en las plantas de los pies.
Situaba el cañón de su arma reglamentaria en la sien y en la boca del detenido.
Daba palizas, y no le importaba que murieran en el interrogatorio, porque podía arrojarlo por la ventana como al estudiante Ruano.

Billy en Niño, Conesa, Muñecas, España cutre y dolorosa.

Yo quiero la independencia de esa España de palizas en comisarías, en aulas, en domicilios.
Palizas con prendas rellenas de arena, forrados en ropa, para no dejar marcas y que vayan reventando los órganos calladamente.
Palizas a comunistas, sus amigos, y simpatizantes.

Le llamaron transición eufemísticamente, pero fue ocultación, pacto de silencio, omertá, para recolocar a aquellos que sacudieron palizas, que daban el paseo, que se les iba la mano en un interrogatorio, que les era indiferente ser fascistas o demócratas, mientras tuvieran el poder, los medios de opresión y la ley de su parte.

Billy el Niño se oculta el rostro

será declarado inocente, o habrán prescrito sus delitos, como los ciento setenta banqueros imputados, como tanta gente que nos propina las palizas diarias, en nombre de su democracia.

Y se ríen, se ríen al darse a la fuga con su vehículo
se ríen al declarar en silencio cuando son interrogados por Gürtel
se ríen cuando desahucian de las casas
se ríen cuando inhabilitan a un juez por investigar
se ríen al renunciar a la Justicia Universal
se ríen regulando el cuerpo, la conciencia y la libertad de las mujeres
se ríen cuando proponen trabajar gratis
se ríen de los jóvenes, de los padres de familia y de los ancianos,
de los dependientes y de los solidarios

porque aquí las palizas las da Billy el Niño, con la cara oculta, para dejar las cosas claras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario