1 nov. 2013

Me meto por los ojos
una a una, las rayas del mar

Me arrastran al fondo
donde el camello las pesa
con su balanza de viento.

En el espigón aspiro la sal
hasta que sangro como el cebo
traspasado por la curva del anzuelo.

1 comentario: