11 sept. 2013

A nada que te hacen caso
ya crees que te aman,
se te iluminan los ojos
se te seca la garganta
trazas planes cada vez más ambiciosos
y sales a pecho descubierto
a recibir promesas que nadie te ha hecho.

Empujado por un viento nuevo
crees ver tu oportunidad
de tener un refugio donde hacer fuego
y contar por millones los buenos momentos.

A nada que te hacen caso
retas a la soledad a duelo,
mantienes firme el pulso
hasta que oyes su carcajada
y ya no sabes donde apuntar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario